La violencia de género

Violencia-de-genero
Difunde el amor:

La violencia de género es un tema muy delicado y muy común actualmente en muchos países del mundo. Las distintas denominaciones de los malos tratos pueden llevar a confusión: violencia de género, de pareja, doméstica, etc.

La Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en su artículo número 1 define la violencia como todo acto basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, e incluso las amenazas de tales actos, la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública o privada”.

La violencia de género tiene que ver con el maltrato que se ejerce hacia las mujeres por solo el simple hecho de ser mujer. Abarca todos los actos mediante los cuales se discrimina, ignora, somete y subordina a las mujeres en los diferentes aspectos de su existencia e incluye tanto malos tratos de la pareja, cómo agresiones físicas o sexuales de extraños, mutilación genital, infanticidio femenino, etc.

Entre los tipos de violencia no tenemos solo la violencia física (empujones, golpes…) o la psicológica (amenazas, insultos, humillaciones…), aunque son los más comunes también existen otros tipos, cómo la violencia económica, donde el agresor controla el acceso de la víctima al dinero, o la violencia sexual, que se ejerce mediante presiones que pretenden imponer una relación sexual no deseada mediante coacción o intimidación. También tenemos la violencia social, donde el agresor limita los contactos sociales y familiares de su pareja, aislándola de su entorno.

Habitualmente, se busca justificar al agresor y trata de dar explicación a esta violencia por situaciones como las siguientes:

  • Características personales del agresor, cómo trastornos mentales o adicciones.
  • Características de la victima, dicen que la mujer es masoquista y provoca a la pareja.
  • Circunstancias externas, estrés laboral problemas económicos, etc.
  • Los celos o la incapacidad del agresor para controlar sus impulsos.

Es importantísimo no justificar en ninguno de los casos algún tipo de violencia, por más mínima que sea, ya que estas justificaciones buscan reducir la responsabilidad y la culpa del agresor.

El ciclo de la violencia según algunos psicólogos comienza con una fase de acumulación de tensión, en esta fase la victima percibe muy claramente como el agresor se vuelve más susceptible, respondiendo con agresividad y encontrando motivos de conflicto en cada situación. En la mayoría de los casos la víctima lo deja pasar y luego viene la segunda fase, que supone el estallido de la tensión acumulada, la violencia finalmente explota y da lugar a la agresión.

En la tercera fase, el agresor pide disculpas a la víctima, le hace regalos, hace lo posible por demostrar su “arrepentimiento”. En esta fase la mujer hace ilusión por el cambio que supuestamente hiso la pareja, pensando y diciendo “él cambio” o “él ya no es el mismo”, lo cual es muy difícil si no recibió terapia y ayuda profesional, es decir que la fase del “arrepentimiento” en la mayoría de los casos, por no decir que, en todos, es mentira y la víctima comete el gravísimo error de creerle.

Según psicólogos la mujer maltratada desarrolla diversas consecuencias psicológicas, cómo por ejemplo la de presentar distorsiones cognitivas, como la minimización, negación o disociación, así como también desarrollar los síntomas del trastorno de estrés postraumático y sentimientos depresivos de rabia, baja autoestima, culpa, rencor, entre otros.

El principal camino para acabar con la violencia de género es la prevención, esto incluye un cambio global en la forma de ver las relaciones entre mujeres y hombres, un cuestionamiento de los roles sociales y estereotipos, y también del lenguaje. Estos cambios deben partir de las personas con el objetivo de que se transmitan eficazmente a los niños y niñas y de esta manera cortar con estas cadenas y evitar que se sigan repitiendo.

Lo más importante, en mi opinión, es que la mujer se conozca a sí misma y tenga claro sus valores.

Investigar también los centros y números de atención disponibles en su ciudad o en su país de distintas asociaciones para la protección de la mujer, ya que cada vez son más los centros que se han habilitado para estos casos.

Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...

Deja una respuesta